Un aliado para la salud

La Palma es Vida

Una alimentación saludable aporta todos los nutrientes esenciales y brinda la energía que cada persona necesita para mantenerse sana y sentirse bien, entre ellos se encuentran las proteínas, los carbohidratos, las grasas, las vitaminas, los minerales y el agua.

MITOS Y REALIDADES ACERCA DEL CONSUMO DE LAS GRASAS

La verdad sobre las grasas saturadas

De los aceites y grasas han surgido muchos mitos. Se ha dicho, por ejemplo, que las grasas saturadas son malas por que afectan el corazón; que entre más omegas es más saludable el aceite; que la grasa engorda; que el aceite claro es mejor porque es más puro o que al hacer dieta se deben eliminar los aceites y las grasas. Sin embargo, poco o nada tiene que ver con la realidad. Las grasas, responden a varias clasificaciones, pero la más conocida es aquella que se da por la presencia o no de dobles enlaces dentro de su estructura química. Según este criterio las grasas pueden ser saturadas o insaturadas.

Las saturadas no poseen ningún enlace doble, mientras que las insaturadas

tienen uno o más, y pueden dividirse en monoinsaturadas y poliinsaturadas. Esta clasificación es fundamental para entender los aspectos de salud asociados a los aceites y grasas ya que durante muchos años se tuvo la creencia que las grasas saturadas eran las culpables de la obesidad o las afecciones cardiovasculares.

No todos los ácidos grasos que componen las diferentes clasificaciones se comportan de la misma manera; es decir, no todos los ácidos grasos satura dos tienen los mismos efectos sobre la salud, pese a que se caracterizan por una estructura química en común.

Durante los días 10 y 11 de febrero de 2020, un grupo de científicos de la nutrición de EE. UU. y de otros países, incluyendo tres exmiembros del Comité Asesor de Guías Alimentarias de Estados Unidos se reunieron para realizar un evento llamado “Taller de Expertos sobre Grasas Saturadas y Salud” que se llevó a cabo en Washington, D.C.. Durante este taller examinaron los efectos de las grasas saturadas en la salud y, con base en los hallazgos, respetuosamente le solicitaron al Departamento de Agricultura de los EE. UU. (USDA) y de Salud y Servicios Humanos (HHS) considerar seria e inmediatamente levantar los límites establecidos para el consumo de grasas saturadas en la próximas Guía Alimentaría para Estadounidenses de 2020 (DGA).

La Palma es Vida

EL ACEITE DE PALMA Y LA SALUD


El aceite de palma es el aceite de mayor consumo en Colombia y a nivel mundial obtenido del fruto de la palma de aceite (Elaeis Guineensis), se caracteriza por su composición única: 50 % de ácidos grasos saturados y 50 % de insaturados, lo que le permite fácilmente ser fraccionado en oleína (líquida) y/o en estearina (sólida).

Así mismo, es reconocido por sus múltiples nutrientes entre los que se destacan los carotenos, fitoesteroles y tocotrienoles con su alto poder antioxidante, además, de su alta resistencia a la temperatura, ser libre de grasas trans y su diversidad de usos como ingrediente en una gran cantidad de alimentos y productos cosméticos.El aceite de palma en su estado natural se identifica por su color rojo, una cualidad dada por su alto contenido de carotenos, que actúan como provitamina A: los cuales poseen efectos positivos en la salud visual, el sistema inmune y la piel.

En el documento Fat: New healt paradigm de Credit Suisse 3 se revisaron más de 400 artículos y libros de investiga ción médica, consultados en las bases de datos mundiales sobre consumo de alimentos, adicionalmente se consultaron diferentes expertos académicos y de industria. ¿Cuáles son las principales conclusiones de este análisis?

  • El consumo de grasa ha aumentado a nivel mundial durante los últimos 50 años de 19,5% de la ingesta total de energía en 1961 a 26% en 2011.
  • La grasa saturada no fue la causa de la epidemia en la década de los 60 en USA ya que su consumo disminuyo entre 1930 y 1960. Factores como el tabaquismo y el alcohol estuvieron probablemente detrás de la epidemia.
  • La grasa saturada no ha sido un motor de la obesidad: Un factor potencial son los aceites vegetales extraídos por solventes (canola, aceite de maíz, aceite de soja, aceite de girasol y aceite de semillas de algodón). A nivel mundial el consumo per cápita de estos aceites se incrementó 214% entre 1961 y 2011 y 169% en USA.
La Palma es Vida

  • Una revisión de las llamadas “paradojas de la grasa” (Francia, Israel y Japón) sugiere que las grasas saturadas son en realidad saludables y las grasas omega-6, en los niveles actuales de consumo en el mundo desarrollado, no son necesariamente saludables.
  • En palabras del estudio epidemiológico probablemente más importante publicado sobre el tema por Siritarino et al: “No hay evidencia significativa para concluir que la grasa saturada de la dieta está asociado con un incremento en el riesgo de cardiopatías coronarias o CVD”. La grasa saturada es actualmente una fuente saludable de energía y tiene efectos positivos.
  • Desde 1933, las investigaciones han demostrado de manera consistente que las grasas trans tienen efectos negativos para la salud. Los principales sustitutos de las grasas trans en la cadena alimentaria podrían ser el aceite de palma y las versiones oleico de algunos aceites vegetales extraídos por solventes.
  • El consumo per cápita de ácidos grasos omega-6 se ha incrementado 89% durante los últimos 50 años motivado por la incorporación de aceites vegetales extraídos por solventes y grasas trans en la industria alimentaria.